Los autónomos van a tener que pagar entre 96 y 225 euros más el próximo año.

El proyecto de Presupuestos para 2022 acaba de empezar su tramitación parlamentaria. Según figura en este proyecto un autónomo va a tener que pagar entre 96 y 225 euros más el próximo año, según si es persona física o autónomo societario, es decir un incremento de las bases mínima y máxima de cotización del 1,7%.

Esta base mínima de cotización pasará a ser de 960,60 euros mensuales, frente a los 944,40 euros actuales, mientras que la base máxima será de 4.139,40 euros, frente a los 4.070,10 euros que pagan ahora.

Por ello, las nuevas cuotas mensuales que abonaremos los autónomos pasarán a ser de 293,94 euros mensuales en el caso de quienes coticen por base mínima; 1.266,66 en la base máxima y la aportación mensual de los autónomos societarios pasará a ser de 377,87. Esto supondría aumentos mensuales respectivos de casi 5 euros; 21,21 euros; y 6,35 euros para cada uno de estos colectivos.

Además, hay que tener en cuenta que en la actualidad se da una situación que, en la práctica, aumentará más estas cuotas mensuales, ya que, a fecha de hoy, la Seguridad Social, al parecer, aún no está aplicando en la recaudación los tipos de cotización aumentados para el periodo de febrero a diciembre de 2021.

Con ello, las cuotas que pagamos ahora los autónomos realmente son menores que las que deberíamos estar pagando y la Seguridad Social aún está estudiando como cobrar estas diferencias de forma retroactiva.

Si la Seguridad Social lleva a cabo estas dos actualizaciones pendientes, la mayoría de los autónomos que coticen por base mínima (más del 80%) verán incrementada su cuota anual algo más de 90 euros.

Las negociaciones para diseñar un nuevo sistema de cotización para los autónomos en función de sus ingresos reales aún no han finalizado. Queda por concretar el número de tramos de cotización que tendrá el nuevo sistema y el plazo para llegar a ellos, ya que la norma prevé un máximo de nueve años, pero ningún mínimo.

Este aumento no cuenta con la aprobación de las asociaciones de autónomos de nuestro país, que han sido ignoradas a la hora de abordar este injusto aumento.

Abrir un negocio o incorporarte a tu trabajo, el que quiera que sea como autónomo todos los días, continúa siendo un gran esfuerzo para muchas personas, que todavía luchan por recuperar, al menos, el nivel de ventas anterior a la crisis sanitaria, además a esto hay que añadir el aumento desorbitado de la luz, gas y carburantes que repercute y mucho en los precios de los productos.

Además, durante la pandemia hemos tenido que hacer frente al pago de los impuestos, a pesar de haber tenido que bajar la persiana, algunos, por Decreto.