La nueva reforma fiscal en proyecto se viene anunciando como una serie de medidas para impulsar el “crecimiento y el empleo” que mejorarán el poder adquisitivo de los ciudadanos.

La tributación de los trabajadores autónomos pasará del 21% al 15%, medida que afectará al 40% de los trabajadores por cuenta propia que actualmente tributan por estimación directa y para los que supondrá un ahorro de 50 € mensuales (600 € al año). Además el tipo general de los autónomos, que hasta ahora estaba situado en el 24% bajará al 20%.

Dentro de las medidas a aprobar está previsto que los trabajadores autónomos con rentas de hasta 12.000 € se beneficien de menores retenciones fiscales en el I.R.P.F. a partir del próximo mes de julio, o al menos eso están anunciando, lo que será el primer paso de la reforma fiscal que entrará en vigor el 1 de enero de 2015.

El Gobierno ha anunciado una rebaja media del 12,5% en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a todos los contribuyentes en 2016 y las rentas por debajo de 24.000 € anuales (que representan el 72% de los declarantes) tributarán un 23,5% menos hasta 2016.

Los ciudadanos percibirán una primera rebaja en las nóminas a partir de enero de 2015, pero la reducción se hará en dos fases, la primera en 2015 y la segunda en 2016.
El ministro del ramo ha puesto un ejemplo en rueda de prensa: “una familia con dos hijos con renta inferior a 25.000 euros tributará un 13% menos; un soltero mileurista, dejará de tributar; y para un autónomo sin hijos con renta de hasta 40.000 euros la reducción será del 9,9%”.

Las pymes tendrán una ayuda adicional. Se crea una llamada reserva de nivelación exclusivamente para este tipo de empresas, de modo que si destina beneficios a recursos propios para compensar posibles pérdidas podrá no pagar impuestos por ese concepto durante cinco años. El tipo efectivo de las pymes bajará con todos los nuevos estímulos al 20%, en opinión del ministro.

Los nuevos emprendedores seguirán disfrutando de un tipo del 15%.

En cuanto a la fiscalidad sobre el ahorro en el IRPF se reducen los tipos. Los rendimientos obtenidos por el ahorro hasta 6.000 euros no tributarán al 21%, sino al 20% en 2015 y al 19% en 2016.

Esto anuncian, veremos finalmente como queda este proyecto… Eso sí, a las gafas no le suben el IVA.