El 4 de abril la Conselleria de Economía y Trabajo publicó el decreto de ayudas urgentes a autónomos afectados por la Covid-19. La cuantía ascendía a 1.500 euros para personas obligadas a la suspensión de actividades y de 750 euros para el resto. En suma, se anunciaban 57’5 millones de euros para la Comunitat a repartir del siguiente modo: para Alicante, 21’5 millones, para Castellón, 7, y 29 para Valencia. El plazo para la solicitud, como consta en la norma, iba entre el 8 de abril a las 9 horas y el 4 de mayo a la misma hora. 

Se recibieron 126.665 peticiones de autónomos y han sido concedidas alrededor de 42.400, por lo que aproximadamente 84.000 se quedaron sin recibir nada.

Durante esta semana los autónomos están recibiendo la contestación de la Consellería donde se hace referencia a la falta de consignación presupuestaria para la ayuda que solicitaron.

La partida del Ayuntamiento de València para ayudar a autónomos y pequeñas empresas apenas ha llegado a 1.100 beneficiarios, el 8% de los más de 14.000 que solicitaron estas ayudas.

El empleo que generan los autónomos en nuestro país al contratar trabajadores por cuenta ajena ha caido en el último año un 10%.

Según un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, con datos facilitados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social pone de manifiesto que los autónomos empleadores también se han visto muy afectados por esta crisis.

En el último año se han perdido 94.000 empleos cuyos empleadores eran autónomos, además el número de autónomos ha descendido en 40.892 personas

No solo se pierde empleo, sino también autónomos empleadores. Es más que evidente que nos encontramos en una situación de emergencia y hay que adoptar medidas urgentes para salvar autónomos, salvar empresas y salvar empleo.