El nuevo sistema de cotización que entra en vigor el próximo 1 de enero está basado en la cotización por ingresos reales.

Es el nuevo sistema de cálculo de cuotas que desplegará progresivamente la Seguridad Social para calcular las bases de los autónomos en función de sus rendimientos netos. Esto se realizará utilizando una tabla distribuida en quince tramos que señala una base de cotización determinada para los afiliados al RETA. Es decir, el autónomo calculará a través de una fórmula cuales son sus rendimientos netos por los que les corresponderá un tramo de cotización de estas tablas.

Los autónomos tienen la posibilidad de disfrutar de bonificaciones en su cuota a la Seguridad Social.

La Tesorería entregó recientemente a los Gestores Administrativos un documento donde se recogen todas las modificaciones y novedades sobre distintas bonificaciones de los trabajadores por cuenta propia. Por ejemplo, además de transformar la Tarifa Plana acorde al nuevo sistema de cotización por ingresos reales, otra de las novedades es que, por primera vez, los afiliados al RETA podrán reducir sus cuotas a la Seguridad Social si están cuidando a un menor afectado por una enfermedad grave.

Las trabajadoras autónomas que hubiesen cesado su actividad por nacimiento, adopción, guarda con fines de adopción, acogimiento y tutela, y vuelvan a realizar una actividad por cuenta propia en los dos años siguientes a la fecha de cese podrán disfrutar de una bonificación por la base mínima establecida para ese año por la Seguridad Social. En el caso de poder optar a este beneficio, la bonificación será del 80% sobre la cotización por contingencias comunes. Hasta la fecha, este beneficio sólo se podía disfrutar 12 meses desde la vuelta a la actividad. La Tesorería ha ampliado esta bonificación 12 meses más: 24 meses en total.

Los autónomos pueden bonificar el 100% de su cuota por el nacimiento de un hijo, adopción, guarda, acogimiento, riesgo embarazo o lactancia natural.

Con la entrada en vigor del nuevo sistema de cotización por ingresos reales, los trabajadores por cuenta propia podrán disfrutar de este beneficio por un periodo inferior a un mes, algo que antes no estaba permitido.

Existen bonificaciones de entre el 50% y el 100% para aquellos autónomos que contraten a un empleado para encargarse de su negocio durante el tiempo que deban ausentarse para cuidar de algún familiar, es decir, por conciliación laboral. Según el texto entregado por la Seguridad Social a los Gestores Administrativos, esta bonificación será del 100% en el nuevo sistema en vez del 50% como se atribuía a algunas casuísticas.

Una de las grandes novedades que trae la cotización por ingresos reales es la bonificación por el cuidado de un menor afectado por una enfermedad grave. Los autónomos podrán por primera vez – tal y como recoge el Artículo 38 de Ley 20/2007 Estatuto del trabajo autónomo – ser beneficiarios de “la prestación para el cuidado de menores afectados por cáncer” u otras enfermedades consideradas como graves en la Ley General de la Seguridad Social.

Durante el periodo de percepción de esta prestación, los trabajadores por cuenta propia disfrutarán “de una bonificación del 75% de su cuota”.

Este beneficio será considerado como una contingencia común, es decir, estará dentro de la parte de la cuota destinada a bajas por enfermedad y accidente no laboral, asistencia sanitaria, jubilación, etc. El principal requisito para obtener este nuevo beneficio es que el autónomo reduzca su jornada en pos de cuidar al menor afectado por la enfermedad.