A la vista de las reformas de las cotizaciones para autónomos previstas para el próximo año, con el fin de adaptarlas a los ingresos reales de cada negocio, la Seguridad Social está trabajando en una aplicación móvil que permita a los autónomos operar con comodidad y rapidez.

Esta app que en su momento estará disponible para todos los autónomos y vinculada al portal Import@ss, permitirá de forma rápida y sencilla cambiar la cotización, así como ajustarla a los ingresos eliminando así trabas burocráticas.

Con esta nueva herramienta el autónomo podrá realizar hasta seis cambios a lo largo del año, frente a los cuatro que se pueden llevar a cabo actualmente.

Con el nuevo sistema de cuotas por ingresos reales, el autónomo puede seleccionar su cuota en función de su previsión de ingresos.

Pero mientras todo esto llega, tenemos por delante un 2022. Cuando tan solo queda mes y medio para que finalice este año y con vistas a la campaña de la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de 2021, según los expertos noviembre y diciembre son el momento para que el autónomo tome decisiones financieras que nos permita ahorrar en los impuestos que tendremos que pagar el próximo ejercicio

Quizás sería el momento de llevar a cabo una simulación de la declaración de la renta, la cual se encuentra en la web de Hacienda, calculando en tiempo real todos los ingresos que hemos tenido desde enero, tanto los que provienen de nuestra actividad productiva, como si tenemos alquileres o hemos decidido invertir en algo que nos ha generado rendimientos (aunque verdaderamente estamos en tiempos de imposible ahorro y nula inversión).

Una vez introducida toda la información que nos solicita esta simulación, nos aparece el importe de lo que aproximadamente tendremos que abonar a Hacienda el próximo año; pero hay que tener en cuenta que sobre esa plantilla se pueden hacer algunos cambios que nos permitan rebajar la cantidad que tendremos que abonar al fisco.

Sabemos que todos los años no son iguales, por lo que es conveniente ir controlando los ingresos para no saltar de un tramo a otro más alto o adelantar algunos gastos que tengamos previstos para compensar y así acceder a mayores deducciones.

Actualmente, existen cinco tramos para calcular este impuesto:

  1. Primer tramo: hasta 12.450 euros en el que se paga un 19%.
  2. Segundo tramo: hasta 20.200 euros con tipo del 24%
  3. Tercer tramo: hasta 35.200 euros con un 30%.
  4. Cuarto tramo hasta 60.000 euros con un 37%
  5. Quinto tramo hasta 300.000 euros con un 45%
  6. Sexto tramo a partir de 300.000 euros de 47%.

Con el fin de no rebasar el tramo de la renta que nos obligaría a pagar más a Hacienda, también está en nuestra mano realizar algunos ajustes mediante la inversión en productos financieros o bien planificando la jubilación.

Éstos son algunos consejos de los expertos para evitar pasar a un tramo más alto y estar sujeto a un mayor porcentaje de impuestos:

-Suscribirse a un seguro antes de final de año también puede reducir la base imponible de la declaración. Éstos son algunos de los más comunes para la actividad de los autónomos, cuyas primas se consideran un gasto deducible siempre que los seguros estén relacionados con la actividad profesional.  

-El seguro de responsabilidad civil es deducible al 100%; el seguro de vida o médico, siempre que estén vinculados con la actividad. Otro seguro que es deducible es el de salud. En este último caso, existe una limitación de 500 euros por asegurado que forme parte de la unidad familiar. Por ejemplo, siendo cuatro personas en la unidad familiar, podrías deducir hasta 2.000 euros.

Aunque también, como hemos dicho anteriormente, adelantar algún gasto que tengamos previsto realizar en 2022, también nos puede ayudar a rebajar nuestro pago a Hacienda.