Valencia, 3 de febrero de 2015.

Resumimos algunos aspectos puntuales que se han variado a partir del 1 de enero de 2015, mediante la entrada en vigor de la Ley de modificación del I.R.P.F., no solo en materias concernientes a nuestros negocios, sino al conjunto de nuestra cotidianeidad y más en concreto los que hacen referencia a las siguientes materias:

Por un lado, con carácter general, la retención de IRPF de los autónomos en sus actividades profesionales ha pasado a ser desde el 1 de enero de 2015 el 19% (antes era el 21%), al 18%. Se mantiene, no obstante, el porcentaje reducido del 9% y el 15% para los autónomos profesionales con rentas inferiores a los 15.000 euros anuales.

Tanto para las personas que ya estén dadas de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), como para las que están pensando en hacerlo, es muy importante conocer las reducciones y bonificaciones que se pueden aplicar.

Para aquellos trabajadores autónomos que cesen la actividad por encontrarse de baja por maternidad, paternidad, adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo o durante la lactancia natural, que sean sustituidos por desempleados, tendrán derecho a recibir una bonificación del 100% de la cuota una vez aplicado el tipo de cotización establecido durante la sustitución sobre la base mínima. La bonificación se podrá recibir mientras que coincida el tiempo de la suspensión de la actividad con el contrato del sustituto y tiene una duración, como máximo, del propio período de suspensión.

Además podrán disfrutar de una bonificación del 50% por altas de familiares colaboradores de trabajadores autónomos. Este porcentaje será el que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo correspondiente de cotización vigente en cada momento en el Régimen Especial de trabajo por cuenta propia que corresponda. Podrá beneficiarse de esta bonificación el cónyuge, pareja de hecho y familiares de trabajadores autónomos por consanguineidad hasta el segundo grado inclusive. También por adopción que se incorporen al RETA por primera vez o que colaboren con ellos mediante la realización de trabajos en la actividad de que se trate. En este caso, la bonificación será del 50% durante los 18 primeros meses.

 

Los Jóvenes menores de 30 años incorporados al RETA, que no hayan estado dados de alta como autónomos en los cinco años anteriores, no empleen a trabajadores por cuenta ajena, no se den de alta como S.L., S.A., SLNE ni SLU, no sean autónomos colaboradores, ni hayan recibido una bonificación anterior como autónomo, podrán beneficiarse de las siguientes reducciones al darse de alta en el RETA:

–       Reducción del 80% de la cuota durante los primeros 6 meses desde el alta.

–       Reducción del 50% de la cuota durante los 6 meses siguientes a la primera reducción.

–       Reducción del 30% de la cuota durante los 3 meses siguientes a la segunda reducción.

–       Bonificación del 30% de la cuota en los 15 meses siguientes a la finalización del período de reducción.

 

En otro orden de cosas, la retención de IRPF en alquileres se reduce del 21% al 20% para el año 2015, y está previsto en la Ley que a partir de 2016 sea de un 19%.

Se permite el rescate de los planes de pensiones, además de por enfermedad grave y desempleo de larga duración, de aquellas aportaciones realizadas con al menos diez años de antigüedad.

Se suprime la deducción por alquiler de vivienda habitual, para aquellos inquilinos cuyos contratos de arrendamiento se celebren a partir del 1 de enero de 2015.

Entran en vigor nuevas deducciones por familia numerosa y personas con discapacidad a cargo, que pueden suponer hasta 12.000 euros anuales; además se permite su abono mensual anticipado, no debiendo esperar a la declaración de renta del ejercicio correspondiente para deducirlo.