Valencia, 8 de noviembre de 2014.

Tal y como anunciamos el pasado mes de junio en un artículo de nuestra revista, el 1 de enero de 2015 se extinguen los contratos conocidos popularmente como de “renta antigua”. En esta fecha finaliza la moratoria de 20 años que estableció la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 y derivada del conocido como decreto “Boyer”, de 1985.

Todos los contratos firmados antes de ese decreto perderán su vigencia ese día, salvo en los casos en los que siga al frente del negocio el titular del convenio o su cónyuge. El resto deberán renegociar con los propietarios del local una renta actualizada y, en caso de no llegar a un acuerdo, se verán obligados a entregar las llaves, lo que puede suponer que miles de locales comerciales en el centro de las ciudades cierren sus puertas.

Conscientes en la Delegación de Comercio y Abastecimientos del Ayuntamiento de Valencia de la disparidad de situaciones en las que se encuentran los pequeños comercios de nuestra ciudad, que puede suponer que no todos puedan afrontar esta previsible subida de alquileres con garantías de continuidad para sus negocios, se han puesto en contacto con nuestra Asociación para que antes del próximo 30 de noviembre les facilitemos un listado de los comercios que se verían afectados por esta circunstancia, entendemos que con la finalidad de convocar ayudas de esta administración local que palien esta situación.