Valencia, 19 de mayo de 2015.

La Asociación nacional de Distribuidores de Publicaciones (A.N.D.P), la Asociación de Vendedores Profesionales de Prensa de Madrid (AVPPM), la Agrupación Nacional de Vendedores de Publicaciones (A.N.V.P.) y la Confederación Nacional de Vendedores de Prensa de España (COVEPRES), de la que nuestra Asociación forma parte, dirigieron el pasado mes de abril un escrito al Director General del periódico El País, que transcribimos íntegramente, mediante el cual mostraban su disconformidad con las prácticas que está llevando a cabo este diario con respecto a las suscripciones, un eterno problema para el punto de venta y un “hacer” propio de mediocres que llevan a cabo diferentes publicaciones.

 

“ Como Presidente de las Asociaciones que agrupan a los vendedores profesionales de diarios y publicaciones, así como a los distribuidores locales de estos productos editoriales, nos gustaría transmitirle nuestra más firme queja ante la política de renovación de suscriptores que está llevando a cabo el diario El País, consistente en alejar al suscriptor que pasaba por los puntos de venta profesionales, para ser suministrado directamente por el propio diario, ofreciendo un descuento adicional, tal y como se pone de manifiesto en la comunicación de Marzo pasado, que están recibiendo los suscriptores del diario, y de la cual se incorpora copia como anexo a esta carta.

Sin entrar a valorar el que cada editor pueda legítimamente fomentar la captación de suscripciones como una vía más para la comercialización de sus diarios; sin embargo, no podemos entender que para el caso de actuales suscriptores de El País, que ya han optado por la opción de recoger el diario a través de la red de puntos de venta, se les plantee ahora que abandonen esa opción, para recibir el diario directamente en su domicilio, alejándoles de la red de puntos de venta profesionales, sin que entendamos qué ventaja adicional implica para el propio editor esta circunstancia.

Como imaginamos bien conoce, llevamos tiempo trabajando en intentar dotar al canal de comercialización de publicaciones, el cual incluye a Editores, Distribuidores y Puntos de venta, de unas pautas mínimas que permitan fortalecerlo, y hacerlo sostenible, ante la grave situación de crisis que sufre nuestro sector. En este sentido, en Mayo de 2014 se firmó la Declaración Institucional conjunta entre AEDE, ARI, ANDP y UDNE que reiteraba la importancia de establecer un marco de apoyo a la red de Puntos de Venta, y particularmente a los puntos de venta especialistas en la comercialización de publicaciones periódicas, tal y como ha sucedido en varios países de nuestro entorno, habida cuenta de la grave situación que estos puntos de venta están atravesando, con una reducción continuada de su número en los últimos años, y además, considerando que constituyen el principal canal de comercialización para las publicaciones de las empresas editoriales, y que su mantenimiento supone una garantía de futuro para todo el sector en su conjunto.

En esta línea, en los último años hemos avanzado colaborando en varios acuerdos, destacando especialmente el referido a la Gestión de Promociones vinculadas a Diarios, el cual ha supuesto todo un hito para el sector, y cuya bondad ha sido reconocida por el conjunto de Asociaciones que agrupan a editores de prensa (AEDE) (Asociación a la cual remitimos copia de esta carta para su conocimiento), distribuidores (ANDP) y vendedores (ANVP, COVEPRES, AVP MADRID y AVP BARCELONA).

Sin embargo, al igual que desde el ámbito editorial se nos pide al canal profesional, continuos esfuerzos para avanzar y hacer sostenible este sector, por otra parte, nos encontramos con iniciativas, como la de su diario, que suponen un claro perjuicio para nuestro canal.

Esperamos que las gestiones que pueda realizar, ayuden a reconducir esta situación, que en nada favorece al sostenimiento del canal profesional, por el que todos llevamos años trabajando.

 Sin otro particular, reciba un cordial saludo.”

 

Bueno, pues a día de hoy nadie se ha manifestado con respecto a nuestra reivindicación, una postura propia de todo aquel que no sabe valorar lo que tiene a su disposición, menospreciando nuestra labor.