El Ministerio de la Seguridad Social quiere equiparar los salarios de los trabajadores autónomos al de las personas contratadas por una empresa.

Esta es una de las medidas que presentará el gobierno de España ante la Comisión Europea y que supondrá un gran esfuerzo para las arcas públicas. El plan se ejecutará a largo plazo con la finalidad de que por fin todos tengan un sueldo seguro a final de mes.

Esta promesa cumplirá con las expectativas del nuevo sistema de cotización de los autónomos, que gradualmente igualará sus cuotas a la de los asalariados, para así generar más derechos para la pensión de jubilación. Finalmente, estos trabajadores conseguirán unas condiciones de trabajo más dignas y no sufrirán tanto para llegar a final de mes.

Al parecer el gobierno se va a comprometer a aportar 5.400 millones de euros extra para equiparar las cotizaciones de los del RETA al Régimen General.

A priori, parece una buena noticia, pero ¿es posible?

Según Pymes y Autónomos “sí”, pero, aunque el Gobierno aporte 5.400 millones de euros, este esfuerzo irá de la mano de equiparar las cuotas de los autónomos a las de los trabajadores por cuenta ajena.

Según informan fuentes de la Seguridad Social, esos 5.400 millones de euros extra para equiparar las cotizaciones de los del RETA al Régimen General provienen de:

  • Un nuevo sistema de contribución por rendimientos netos, es decir, por ingresos reales.
  • La creación de dos nuevas cotizaciones.
  • El destope de las bases máximas.
  • Los incentivos por la demora de la pensión de jubilación.
  • Las siguientes reformas laborales.
  • Supuestos macroeconómicos y demográficos.

Según el documento de la Seguridad Social, para 2050 la reforma del régimen de cotización de los trabajadores por cuenta propia estudia incrementar los ingresos en un 0,6% de PIB en total.

Un dato a tener en cuenta: la cuota que abonan los trabajadores por cuenta ajena es un 81% más alta que la de los autónomos. Esto se ha traducido a lo largo de la historia en tramos de cotización más bajos y, por lo tanto, unas pensiones contributivas más bajas para los que trabajan por cuenta propia.