Por segunda semana consecutiva la revista LECTURAS ha defraudado a los puntos de venta en lo que respecta a la difusión de la «exclusiva colección de gafas de sol» (pack retractilado revista + gafas 3,95 euros).

Si en el número del pasado 5 de agosto (gafas modelo Aviador) los ejemplares con la promoción fueron realmente escasos, en el último número del 12 de agosto (gafas modelo Jackie) los ejemplares con el pack se han reducido a la mitad. La información que ha sondeado la Asociación confirma que la mayoría de puntos de venta han tenido un déficit importante de esta promoción de RBA.

¿Cómo puede ser que una promoción sea anunciada a bombo y platillo —tanto en anuncios por TV como en las propias páginas de la revista— y que luego el cliente se quede sin la ansiada oferta cuando acude a su quiosco habitual? No cabe en cabeza alguna que sean muchos más los clientes que se queden sin la promoción que los que la han adquirido. Sencillamente, en materia comercial, esta situación es totalmente incomprensible.

No puede ser que un quiosco se quede corto de género ante un producto ampliamente publicitado y masivamente demandado. Podemos entender que la empresa editora no sepa inicialmente el éxito que puede tener la promoción, pero quedarse tan corto en las estimaciones supone un fracaso en las previsiones y como resultado un nivel de pérdidas importante para todos.

Hay que tener en cuenta que cuando el cliente habitual del quiosco no consigue adquirir una promoción, semana a semana, la desmotivación le hace desistir en el empeño, lo que ocasiona, entre otras cosas, falta de incentivo en acudir al punto de venta en sucesivas ocasiones.