A partir de enero de 2023, y hasta 2032, arrancará el nuevo sistema con 15 tramos de cuotas que irán desde los 230 euros hasta los 500 euros y variarán hasta 2025, en función de los rendimientos netos de cada autónomo.

El principio es ir acercando las bases de cotización a los ingresos reales que obtienen y, con ello, ir confluyendo sus prestaciones, en especial las futuras pensiones, a las que cobran los asalariados que cotizan por el Régimen General.

Solo aquellos profesionales que empiecen a cotizar ese año tendrán las mismas cuotas que los asalariados y, en consecuencia, la misma pensión.

Los autónomos con menores rendimientos, por debajo del SMI, entre los que abundan jóvenes y mujeres, pagarán cuotas entre 200 y 260 euros al mes en 2025. Ese año, los tramos de rendimiento medio pagarán cuotas entre 290 y 294 euros mensuales y quienes ganan más de 6.000 euros al mes, 590 euros”

Los autónomos tendrán la posibilidad de cambiar de tramo cada dos meses, con un total de seis cambios al año, para adaptar su cotización a las previsiones de ingresos en cada época del año y de su actividad profesional.

La reforma habilita la posibilidad de cobrar una prestación por cese parcial. Hasta este momento, los autónomos solo cobraban paro cuando se cesaba completamente la actividad. La percepción será de un 50% de a base de cotización.

Para las situaciones de fuerza mayor, ahora se podrá cobrar el cese parcial de una cantidad del 50% de la base reguladora, y el beneficiario podrá continuar trabajando mientras recibe la ayuda. Hasta este momento, se podía percibir el paro ordinario por fuerza mayor cuando supusiera el cese total de la actividad.

 

Además de nuevas ayudas, la reforma también arregla algunos hilos para facilitar el acceso de los autónomos al paro ordinario.

·       Antes, para acceder era necesario haber cotizado como mínimo 12 meses continuos e inmediatos al cese de la actividadAhora, se podrá hacer con un mínimo de 12 meses cotizados durante los 24 meses anteriores.

·       Para las nuevas modalidades de ayudas al paro parcialno será necesario no encontrarse en edad de jubilación para tener derecho a la prestación para mantener negocios abiertos con una actividad reducida.

 

El nuevo sistema también atiende a otra de las peticiones de los autónomos, la deducción de gastos de difícil justificación, entre los que la Seguridad Social pone como ejemplo los ordenadores, el alquiler de locales o la compra de suministro. Esta deducción será del 7% para los autónomos y del 3% para los autónomos societarios.