Valencia, 10 de noviembre de 2016.

Esta semana se ha presentado formalmente la Proposición de Ley que modificará el mundo del trabajo autónomo.

Estas modificaciones, de aprobarse, afectarían de forma inmediata a los 3,2 millones de autónomos que existen en España, según las cifras de afiliación de octubre pasado de la Seguridad Social.

La reforma contempla unas medidas urgentes, de las cuales serían de aplicación inmediata:

  • Ampliar de 6 meses a un año la cuota reducida. En la actualidad los nuevos autónomos solo pagan 50 € al mes de cotización durante los seis primeros meses de actividad.
  • Cotizar el tiempo realmente trabajado. El importe de cotización se calcula sin tener en cuenta el día del mes en que se inicia o cancela el negocio; ahora se propone que la cantidad se calcule por los días efectivos de trabajo en ese mes. Además, se permitirá hasta cuatro cambios al año en la base de cotización de los autónomos.
  • Beneficios para la maternidad. Se contempla eliminar la cuota de las autónomas durante la baja maternal o por “riesgo médicamente demostrado” durante el embarazo. Además, se equipararán los incentivos económicos de las madres autónomas que se reincorporen a su actividad en los dos años posteriores al parto, con los de las trabajadoras del régimen general.
  • Deducciones más claras. Una de las dudas permanentes de los autónomos es saber qué gastos de su actividad pueden o no deducirse y se trata de clarificarlos, de forma que puedan contar con un elevado grado de seguridad jurídica.

En una segunda etapa, se pretende estudiar la reforma del RETA (Régimen Especial del Trabajador Autónomo), en lo que respecta a:

  • No cotizar si los ingresos son inferiores al SMI (Salario Mínimo Interprofesional).Se trataría de articular un sistema que permita que los autónomos cuyos ingresos reales no superen el umbral del S.M.I. no tengan la obligación de cotizar, es decir, que ningún trabajador por cuenta propia deba pagar nada a la Seguridad Social si no gana más de 764 euros al mes.
  • Cotización a tiempo parcial. Algunos no trabajan como autónomos a tiempo completo o simplemente hacen trabajos esporádicos por su cuenta, por lo que se pretende idear fórmulas para que estos autónomos “no habituales” coticen de forma distinta al resto.
  • Jubilados y autónomos a la vez. Se trata de fomentar que la percepción de la pensión de jubilación sea “plenamente compatible” con el desarrollo de una actividad por cuenta propia. Además, se prevé que los autónomos calculen su pensión computando la totalidad de su vida laboral.
  • Iguales prestaciones sociales que el resto de los trabajadores. Que los trabajadores por cuenta propia tengan las mismas prestaciones que los trabajadores por cuenta ajena, es decir “a igualdad de contribución debe corresponder igual grado de protección social”.

Que así sea……