En este mes de julio se ha aprobado el Real Decreto Ley de “medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia”. Sin pretender abordar todos los apartados que se incluyen en el Real Decreto, vamos a detallar algunos puntos a modo de breve resumen.

 

En lo que respecta al fomento del empleo juvenil, establece el R.D. para las empresas o autónomos que contraten por tiempo indefinido a mayores de 16 años y menores de 25, o de 30 años si tuvieran un grado de discapacidad igual o superior al 33%, una bonificación mensual en la aportación empresarial a la Seguridad Social por importe de 300 euros, compatible con otro tipo de subvenciones de otros contratos laborales, y será de aplicación tanto a los contratos de jornada completa como a los de tiempo parcial, siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos en la disposición, como que el joven se inscriba en el Fichero del Sistema Nacional de Garantía Juvenil, no haber trabajado en los últimos 30 días naturales anteriores a la fecha de su contratación, no haber recibido acciones formativas por más de 40 horas mensuales en los últimos 30 días naturales.

La duración del contrato indefinido será como mínimo de 6 meses. De no cumplirse este plazo el empresario o autónomo tendría que devolver la bonificación aplicada.

También amplia la bonificación al 100% de las cotizaciones sociales del contrato en prácticas.

Concretamente, en lo que se respecta a los trabajadores autónomos, se rebaja al 15% las retenciones para aquellos cuyos ingresos deriven de actividades profesionales, siempre y cuando la facturación en el ejercicio anterior haya sido inferior a 15.000 euros y represente como mínimo el 75 por 100 de los rendimientos íntegros.

Además establece una modificación de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, no estando sujeta a partir de ahora a autorización la apertura, traslado o ampliación de locales comerciales, salvo que las instalaciones puedan dañar el medio ambiente, el entorno urbano y el patrimonio histórico artístico.

Se reducen las tasas bancarias para el uso de tarjetas electrónicas de pago, las de débito máximo 0,2% del valor de la operación, con el límite de 0,07 euros. Si la operación no excede de 20 euros, el 0,1%. Las de crédito máximo el 0,3 euros del valor de la operación, si no excede de 20 euros, el 0,2 euros del valor de la operación. Queda prohibido cargar los gastos al ordenante por parte de la entidad bancaria.

No obstante en nuestro apartado de “Legislación y documentos”, aparece el R.D.L. [acceder] para cualquier consulta, aclaración o ampliación.