Vamos a poner dos ejemplos –claros, y sin pelos en la lengua- sobre lo que supone tener en cuenta y apostar, o no, por el quiosco de venta de prensa a la hora de informar sobre la distribución de un producto editorial coleccionable.

Por una parte tenemos la colección “CLÁSICOS DEL HUMOR” del periódico EL PAÍS. Y, por otra, cualquiera de los coleccionables de PLANETA DEAGOSTINI.

Y lo vamos a dejar meridianamente claro, porque ya está bien de andar con “paños calientes” y pretender tratar a todos los editores de productos coleccionables con una cierta equidistancia. La realidad es que no todos las empresas editoras tratan igual al punto de venta. No todas apuestan decididamente por el quiosco.

Ejemplo positivo

En todas las promociones de PLANETA DEAGOSTINI -tanto en la publicidad de televisión, como en su web o cartones de las promociones- figura:

“Como ya sabrá, nuestros productos, tanto los coleccionables como los cómics y los productos interactivos, se distribuyen a través de quioscos … En el caso de productos coleccionables, podrá reservar las entregas indicándolo al responsable del quiosco…” (web).

“Resérvala ya en tu quiosco o suscríbete” (TV).

“Reserva garantizada”: lo que permite al suscriptor disponer -a través del quiosco y suministrado por él- de todos los números de la colección y de las ventajas y regalos de la suscripción. (se indica cláramente en los cartones de los primeros números).

Ejemplo negativo

Promoción “CLÁSICOS DEL HUMOR” del periódico EL PAÍS.

“Reúne lo mejor de la época del cómic español en una edición exclusiva para coleccionistas”.

“Ahórrate más de un 45% en el primer envío – 1ª, 2ª y 3ª entrega”.

“¿Por qué hacerse suscriptor?: te beneficias de importantes descuentos; obsequios sólo para suscriptores; sin gastos de envío; durante los primeros 15 días, si no estás satisfecho te devolvemos el dinero; podrás darte de baja en cuanto lo desees.”

“Un mundo de ventajas, benefíciarte en exclusiva de espectaculares descuentos y regalos sólo para suscriptores.”

En ningún momento se indica o se sugiere que el interesado acuda a su quiosco habitual [ir a la web].

Además en el apartado de “preguntas más frecuentes” informan, sin rubor, sobre esta promoción de EL PAÍS (con la garantía de RBA) de la siguiente forma:

“¿Con qué frecuencia recibiré los envíos de esta colección?

A partir de la fecha de lanzamiento en kiosco, recibirás un envío mensual compuesto por 4 entregas de la colección, en la oficina de correos más cercana a tu domicilio y sin gastos de envío…”

Como se puede apreciar, son dos formas, completamente opuestas, de lanzar un producto editorial. Una de ellas apuesta por el quiosco, la otra no. Por ello, el punto de venta –en justa reciprocidad- debe apostar más por una opción que por la otra.

Y todos tan amigos.