Todavía no se ha resuelto el lío de la «Ley antitabaco» para los quiosqueros, cuando cae un nuevo chaparrón sobre el sector. Sólo que esta vez, los damnificados son los editores que, de unos meses para acá, andan bastante enfadados de cómo los poderes ejecutivo y legislativo están encarando la modificación de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI).
El Senado aprobó el pasado jueves, 25 de mayo, «a la búlgara» (232 votos a favor, 2 en contra y 9 abstenciones) el texto que, en su polémico artículo 32, empeora el texto que le fuera remitido en su día a la Cámara alta. Tras este paso, la LPI volverá al Congreso, donde los editores esperan que un rayo de cordura ilumine a los «padres de la patria».
¿Qué dice el artículo 32?
«Las recopilaciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revistas de prensa tendrán la consideración de citas. No obstante cuando se realicen recopilaciones de artículos de artículos periodísticos que consistan básicamente en su mera reproducción y dicha actividad se realice con fines comerciales, el autor que no se haya opuesto expresamente tendrá derecho a percibir una remuneración equitativa». Y añade más adelante: «No tendrán tal consideración [de cita] las recopilaciones de artículos periodísticos que consistan básicamente en su mera reproducción cuando dicha actividad se realice con fines comerciales».
¿Qué dice la AEDE?
La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), a través de sus representantes, ha mostrado públicamente su queja y tacha el texto salido del Senado de «inaceptable», ya que «permite la reproducción comercial no autorizada del contenido de los periódicos en lugar de impedirla y perseguirla como hace con las copias pirata de libros, vídeos, DVD y CD». Un periódico, para la AEDE, es «una obra protegida cuyos derechos de autor son titularidad del editor debido a la condición de obra colectiva».
Por el contrario, en la Asociación de Empresas de Seguimiento de Información y Publicidad (AESIP), el colectivo más numeroso de las iniciativas que practican el llamado «press clipping», mostraron su satisfacción por la nueva redacción del citado artículo 32 de la LPI votada abrumadoramente por los senadores.