Transcribimos íntegramente el escrito remitido por la Comisión Nacional, AMI, ARI y FANDE dirigido al gobierno con respecto a la situación creada por la crisis sanitaria y que esta afectando gravemente a nuestro sector.

 

Estimado/a Sr./ Sra.,
Desde las organizaciones representativas de los Editores de Diarios (AMI), Editores de Revistas (ARI), Distribuidores de Publicaciones (FANDE) y Puntos de Venta (Comisión Nacional de Vendedores de Publicaciones) queremos transmitirle nuestra valoración sobre el impacto que la actual crisis está provocando en el sector de la edición y comercialización de publicaciones periódicas, así como algunas posibles medidas de urgencia para el mantenimiento y reactivación del mismo.

Para su conocimiento, el sector de la edición y comercialización de publicaciones periódicas generó el pasado año 6.231 millones de euros, como resultado de su actividad económica, y supone algo más de 36.000 empleos, entre editoriales, distribuidoras y puntos de venta (Datos del Informe sobre Contribuciónde la Prensa en España, elaborado por Deloitte para AMI, Octubre 2019).
En lo que refiere al impacto económico de la crisis, la realidad es que el sector está sufriendo una importante
paralización en su actividad, si bien es necesario destacar que la cobertura en la distribución de periódicos
y revistas en los quioscos españoles, ha estado siempre asegurada a pesar de la crisis sanitaria,
garantizando a la Ciudadanía el derecho al acceso a la información, cultura y entretenimiento, gracias a la
cadena que forman Editores, Distribuidores Nacionales, Distribuidores Locales y Puntos de Venta.
En lo que refiere al dato concreto sobre la estimación de pérdida de ventas para el sector de la
comercialización de publicaciones periódicas, con la información actual se estima en unos 83 millones de
euros, tomando como referencia el periodo marzo a septiembre, y considerando, únicamente la pérdida de
venta de productos editoriales (diarios, revistas, coleccionables y cromos) a través de establecimientos
minoristas, tal y como se refleja en el anexo estadístico que acompaña a esta carta. No están consideradas
en esta previsión los datos de suscripciones, ventas en bloque, ni la venta de prensa extranjera (ya en el
inicio de la temporada alta), con lo cual el impacto directo total se situaría en el entorno de los 120 millones
de euros.
Al considerar únicamente productos editoriales para la estimación de pérdida de ventas, no estamos
valorando el impacto en otro tipo de productos no editoriales (chucherías, regalos, souvenirs, ciertas bebidas
y productos complementarios similares…) que se encuentran habitualmente en un quiosco y que son parte
accesoria de su actividad, sin la cual no podrían subsistir.
Respecto a las posibles medidas para el sostenimiento y reactivación de las empresas que conforman la
cadena de comercialización de las publicaciones periódicas impresas, proponemos las siguientes, para lo
cual entendemos es necesaria la implicación de las diferentes Administraciones Públicas:
• Exoneración de la cotización a la Seguridad Social de las empresas y autónomos de la cadena de
edición y comercialización de las publicaciones periódicas (editoriales, distribuidoras nacionales,
distribuidoras locales y quioscos) en el presente año.
• Apertura de una línea de crédito específica para el sector (tal y como ha sucedido en el caso de
otros sectores de actividad), estimada en unos 50 millones de euros, sin intereses y con dos años
de carencia, para quiosqueros, distribuidores y pequeñas y medianas editoriales como fórmula para
poder afrontar el futuro en un contexto de profunda crisis económica.

• Suspensión del IBI, o en su caso de la tasa o canon para ocupación de vía pública, a los puntos de
venta de publicaciones periódicas durante todo el año fiscal 2020.
• Reducción en el régimen de estimación objetiva por módulos en el impuesto de la renta de las
personas físicas, para los puntos de venta de publicaciones.
• Plan de ayudas directas para los puntos de venta profesionales de cara a su modernización y
adaptación.
• Plan de ayudas específicas para empresas distribuidoras, vinculadas al transporte de las
publicaciones periódicas para el suministro en áreas geográficas de escasa población (España
vaciada) y/o difícil acceso (islas, zonas de montaña…)
• Ejecución urgente de los pagos adeudados por las Administraciones Públicas a editores,
distribuidores o quiosqueros, por devolución de impuestos, campañas publicitarias o por cualquier
otro concepto.
Es necesario destacar que esta reflexión sobre la situación del sector, no es solo propia de nuestro país ya
que, en otros países europeos, se manifiestan similares circunstancias, llegándose a casos extremos como
el de Francia, donde el actual proceso de quiebra del principal distribuidor (Presstalis) puede provocar la
imposibilidad de garantizar el suministro de diarios y revistas en este país, y ha llevado al Gobierno de
Francia a intervenir al respecto, para el sostenimiento de la red de distribución.
Del mismo modo, la situación de crisis descrita en los párrafos anteriores, se suma a la crisis que ya venía
afectando a los puntos de venta, siendo esta, otra razón por la que es necesaria la adopción de las medidas
descritas con tal de evitar la quiebra de los quioscos a fin de asegurar la puesta a disposición de los
ciudadanos de todas las publicaciones, y así garantizar el acceso a la información de los mismos.
También desde las instituciones europeas (Parlamento y Comisión) la distribución de publicaciones se ha
incorporado a la agenda de los temas que se están analizando, referidos a la situación general de los medios
de comunicación y del acceso a la información por parte de los ciudadanos.
Quedamos a la espera de sus noticias, y nos brindamos como sector a mantener una próxima reunión en la
que analizar los planteamientos descritos, así como las posibles medidas que pudieran articularse de forma
inmediata por parte de las Administraciones Públicas.
Saludos cordiales,