Muchos distribuidores y editores continúan traicionando a los puntos de venta. Continúan colocando paneles de venta, como los de las fotografías que acompañan a esta nota, en supermercados y grandes superficies a lo largo del territorio de este país; en unos recintos aparecen junto a los productos de limpieza, en otros junto a los refrigeradores de pastelería…….

Además, estos paneles se colocan en comercios sin tener para nada en cuenta la cercanía con un punto de venta. Concretamente, en uno de los centros donde se ha instalado uno de estos paneles coincide pared con pared con un quiosco.

El respetar un mínimo de distancia entre los supermercados y las grandes superficies y el punto de venta, fue uno de los acuerdos al que llegó hace tiempo la Comisión Nacional con ARI para que, al menos, en esta mala praxis, se perjudique un poco menos a los quioscos.

Por si lo anterior fuera poco, con los supermercados y grandes superficies los editores y distribuidores funcionan “con catálogo” y eso no ocurre en los quioscos, donde nos colocan todo tipo de material, alguno de ellos invendible, solo con la finalidad de inflar sus facturas.

No solo es una mala práctica la que están llevando a cabo desde hace tiempo editores  y distribuidores, sino que con ello están poniendo más entre las cuerdas a los puntos de venta.

Están perjudicando al sector que es su correa de transmisión y que es el que ha estado ahí durante todo el pasado año, incluso en los momentos más duros del confinamiento por la crisis sanitaria vendiendo sus productos.

El amor con amor se paga…