Desde la Federación de Asociaciones Nacionales de Distribuidores de Ediciones (FANDE) con relación a las primeras estimaciones del impacto de la actual crisis en el sector de la comercialización de publicaciones periódicas, ha elaborado un documento (que transcribimos íntegramente) que hará llegar a las diversas administraciones públicas,  valorando el impacto económico en el sector de la comercialización de estas publicaciones  durante esta crisis, así como una propuesta de posibles medidas compensatorias para llevar a cabo, en colaboración con el sector.

“Valoración del impacto en el sector de la comercialización de publicaciones periódicas de la crisis del Covid-19 y propuesta de posibles medidas compensatorias 30/03/2020

Impacto económico:

Es difícil realizar una estimación actualmente, pero la realidad es que estamos viviendo en una progresiva paralización de la actividad para el sector de la comercialización de publicaciones periódicas (diarios, revistas, coleccionables, cromos…).  En cualquier caso, la cobertura de la distribución de periódicos y revistas en los quioscos españoles está asegurada a pesar de la crisis sanitaria, garantizando a la Ciudadanía el derecho al acceso a la información.

En este sentido, es necesario destacar la labor que realizan las Distribuidoras Nacionales, las Distribuidoras Locales, y los cerca de 14.000 puntos de venta profesionales en España, cuya dedicación y generosidad ante esta crisis, servirá para recordar la importancia social del servicio público que prestan.

En lo que refiere al dato concreto sobre la estimación de pérdida de ventas para el sector de la comercialización de publicaciones periódicas, con la información con la que contamos, actualmente podríamos estimarla en unos 65 millones de euros, tomando el periodo marzo a septiembre, y considerando, únicamente la pérdida de venta de productos editoriales (diarios, revistas, coleccionables y cromos) a través de establecimientos minoristas, tal y como se refleja en el anexo estadístico que acompaña a esta nota.

No están consideradas en esta previsión los datos de suscripciones, ventas en bloque, ni la venta de prensa extranjera (ya en el inicio de la temporada alta), con lo cual el impacto directo total se situaría en el entorno de los 100 millones de euros.

Al considerar únicamente productos editoriales para la estimación de pérdida de ventas, no estamos valorando el impacto en otro tipo de productos no editoriales (chucherías, planos urbanos, ciertas bebidas y productos complementarios similares…) que se encuentran habitualmente en un quiosco y que son parte accesoria de su actividad, sin la cual no podrían subsistir.

Medidas compensatorias propuestas:

– Suspensión de la cotización a la Seguridad Social de las empresas y autónomos de la cadena de edición y comercialización de las publicaciones periódicas (editoriales, distribuidoras nacionales, distribuidoras locales y quioscos) en tanto duren las medidas restrictivas derivadas de la situación de emergencia sanitaria.

– Facilidad para abordar ERTE´s en tanto duren las medidas restrictivas derivadas de la situación.

– Apertura de una línea de crédito específica con ICO o CESCE, estimada en unos 50 millones de euros, sin intereses y con dos años de carencia, para quiosqueros, distribuidores y pequeñas y medianas editoriales como fórmula para poder afrontar el futuro en un contexto de profunda crisis económica.

– Suspensión del IBI a los puntos de venta de publicaciones periódicas durante todo el año fiscal 2020. Abono de 500 euros a cada punto de venta profesional (con catálogo de más de 600 títulos a la venta), por cada semana que hayan permanecido abiertos durante el confinamiento.

– Ayudas económicas específicas para empresas distribuidoras, y vinculadas al transporte de las publicaciones periódicas para el suministro en áreas geográficas de escasa población (España vaciada) y/o difícil acceso (islas, zonas de montaña…)

– Ejecución urgente de los pagos adeudados por las Administraciones Públicas a editores, distribuidores o quiosqueros, por devolución de impuestos, campañas publicitarias o por cualquier otro concepto.

Medida específica durante el plazo de Estado de Alarma:

– Mantenimiento de la autorización para la apertura de los comercios minoristas dedicados a la venta de prensa, sin imponer ninguna restricción a la actividad de estos establecimientos, más allá de las generales de guardar las distancias de seguridad en los clientes para evitar el contagio, impidiendo su aglomeración en los locales.

– La norma no autoriza al Quiosco o establecimiento de prensa a vender sólo prensa, autoriza su apertura y funcionamiento normal con las únicas limitaciones impuestas para la prevención del contagio, ya que, en otro caso, afectaría a la viabilidad de estos establecimientos, avocando a su cierre, y con grave lesión del derecho fundamental de todos los españoles a recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión, consagrado en el artículo 20 de nuestra Constitución.”