Ayudas

LA LEY QUE ACTUALIZA LA NORMATIVA EN MATERIA DE AUTOEMPLEO Y DE PROMOCIÓN DEL TRABAJO AUTÓNOMO…. EN VIGOR

Valencia, 16 de septiembre de 2015.

La Ley 31/2015, de 9 de septiembre por la que se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la economía social, ya está en vigor.

Entre las principales novedades que incorpora la norma cabe destacar la autorización a los Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes para la contratación de trabajadores por cuenta ajena en aquellos supuestos en los que la interrupción de la actividad por causas vinculadas a la conciliación de su actividad profesional con su vida familiar pudiese ocasionar la resolución del contrato con su cliente.

Esta nueva posibilidad que se ofrece al Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente será compatible con la protección del trabajador por cuenta ajena contratado.

En lo relativo a reducciones y bonificaciones a la Seguridad Social, en lo que a trabajadores por cuenta propia respecta y en los casos de alta inicial en el Régimen Especial para Trabajadores Autónomos (RETA), o en los supuestos en que no se hubiese estado en situación de alta en la Seguridad Social en los cinco años inmediatamente anteriores, a contar desde la fecha de efectos del alta en el RETA, la cuota a la Seguridad Social queda reducida a la cuantía de 50 euros mensuales durante los seis primeros meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta, en el supuesto de que interese optar por cotizar por la base mínima que corresponda. Esta cuota se extiende a las víctimas de violencia de género y de terrorismo y a personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por 100.

En el supuesto de optar por una base de cotización superior a la mínima, durante los seis primeros meses puede aplicarse una reducción equivalente al 80 por 100 de la cuota por contingencias comunes, resultante de aplicar a la base mínima de cotización que corresponda el tipo mínimo de cotización vigente en cada momento, incluida la incapacidad temporal (IT).

Una vez finalizados los seis meses, cualquiera que sea la base de cotización elegida y durante un período máximo de 12 meses, se pueden aplicar reducciones del 50 y 30 por 100.

Los menores de 30 años o menores de 35, en el caso de mujeres, que causen alta inicial, pueden aplicar además de los beneficios señalados anteriormente y durante un periodo adicional de otros 12 meses una bonificación adicional equivalente al 30 por 100 sobre la cuota por contingencias comunes.

En otro orden de cosas y en lo que respecta a bonificaciones por altas de trabajadores por cuenta propia de familiares colaboradores de trabajadores autónomos, y colaboren con ellos mediante la realización de trabajos en la actividad de que se trate, serán beneficiarios de la bonificación el cónyuge y familiares de trabajadores autónomos por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción.

Se contempla en la nueva Ley una modificación de las medidas de fomento del autoempleo a través de la prestación por desempleo: en primer lugar se amplía el colectivo de beneficiarios de trabajadores por cuenta propia de la prestación por desempleo que podrá capitalizar el 100 por cien de su prestación para destinarla a la inversión necesaria para el ejercicio de la actividad, al eliminar la barrera de edad existente hasta la fecha; en segundo lugar, se elimina la barrera de edad existente a la fecha de entrada en vigor de esta ley que impide la compatibilización de la prestación por desempleo con el trabajo por cuenta propia durante un periodo determinado, y que tiene como finalidad ayudar al profesional al inicio de su actividad, periodo en el que los ingresos suelen ser más reducidos.

Se introduce la posibilidad de que los trabajadores que se incorporen a sociedades laborales o cooperativas de trabajo asociado de nueva creación, puedan acogerse al derecho de cobrar la prestación por desempleo en un pago único para poder incorporarse como socios a dichas entidades, tal y como ya se permite a los parados.

Al mismo tiempo, la Ley matiza algunos aspectos del pago único de la prestación por cese de actividad, que ya no podrán percibir los socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado o sociedades laborales pero sí quienes, cumpliendo todos los requisitos, pretendan realizar una actividad profesional como autónomos o destinar el 100% del importe a una aportación de capital social de una entidad mercantil de nueva constitución o constituida en el plazo máximo de doce meses anteriores a la aportación.

En concreto, el dinero podrá utilizarse para los gastos de constitución y puesta en funcionamiento, pago de tasas y tributos o pago de servicios específicos de asesoramiento, formación e información hasta un máximo del 15% del total.

El texto dispone asimismo que los autónomos de cualquier edad podrán compatibilizar durante un máximo de nueve meses la prestación por desempleo con alta en el régimen de autónomos (RETA), una posibilidad hasta ahora reservada a los menores de 30 años (se estima que esta medida beneficiará a unos 50.000 autónomos).

Además, para facilitar una segunda oportunidad a los autónomos, se amplía el plazo, desde los dos a los cinco años, límite en el que echan el cierre el 50% de las empresas, para la reanudación de la prestación por desempleo, siempre que se acrediten causas económicas u organizativas para el cierre. (Unos 90.000 autónomos se prevé utilicen este ‘salvavidas’).

El texto íntegro de la Ley lo encontrarán en nuestro apartado “LEGISLACIÓN Y DOCUMENTOS”