Sirva de introducción destacar que la Asociación lleva muchos años reclamando a los editores (unas veces se cumple y otras no) información completa de las promociones, tanto en lo que afecta a los pormenores de entrega al cliente como en los márgenes comerciales o porcentaje que le corresponde al punto de venta.

Siempre lo hemos reclamado puesto que el quiosquero –así lo entendemos- no debe de tener conocimiento de las características de una promoción indagando en el interior de los periódicos y revistas o por informaciones parciales del cliente, sino que tiene que recibir esa advertencia a través de las informaciones del proveedor del producto, como cualquier otro profesional comercial.

Dicho lo cual y tras recibir varias quejas de compañeros con respecto a la promoción de LA RAZÓN, la del “robot de cocina” (una promoción, al precio de 99 euros que ha funcionado por el sistema de cartilla y cupones) volvemos a insistir en ello y a reclamar –para este caso y para otros posibles- la importancia de informar al quiosco de todos los pormenores de las promociones de periódicos y revistas.

Y también insistir desde la Asociación de Vendedores de Prensa de Valencia que cuando se pretenda “tocar” la comisión habitual para el punto de venta del 25% es necesario informar al quiosco de ello y negociarlo con las asociaciones de vendedores de prensa con carácter previo, en este caso con la representación de la Plataforma de Asociaciones de la Comunidad Valenciana.

En el caso que nos ocupa, la sorpresa para el punto de venta ha venido cuando un cliente interesado ha completado las condiciones de la promoción, ha designado un quiosco en el que recoger el producto, el punto de venta ha hecho la entrega y en ese momento es cuando comprueba el margen comercial que la distribución del producto le va a reportar. Pero hasta ese momento no ha podido decidir si le interesaba el porcentaje o no.

A los puntos de venta y a la Asociación, como representación de todos ellos, nos parece muy negativa esta circunstancia, puesto que el quiosquero no puede decidir si quiere ser parte de la distribución o no, sobre todo cuando el margen comercial que le ha quedado dista mucho del porcentaje habitual del 25%. Sencillamente han recibido el producto de la distribuidora y enseguida ha llegado el cliente a recogerlo.

Entendemos (con toda la razón) que así no se hacen las cosas. Por lo pronto el periódico debe de informar de los pormenores de la promoción no sólo en la cartilla que se adjunta al periódico, sino en la circular informativa que detalle todas las condiciones (insistimos, el quiosquero debe de informarse a través de circulares de sus proveedores no por medio de cartillas encartadas dentro del periódico) incluida la comisión que se percibirá. Con este sistema de funcionamiento que recientemente ha promocionado LA RAZÓN las condiciones se han aplicado “a toro pasado”.

El enfado es grande y muchos quioscos ya han manifestado que este tipo de promociones no se van a apoyar ni a consentir, sobre todo cuando no se negocia con la representación de los mismos, esto es, con las asociaciones de quiosqueros. Y ello por dos motivos, porque no se le permite al quiosquero elegir si participa o no y porque la comisión es “rompedora”.

Está claro que las asociaciones de vendedores de prensa de la Plataforma de la Comunidad Valenciana no vamos a apoyar este tipo de promociones.

Es lo que siempre hemos dicho: cuando se cuenta con el quiosco, a través de las asociaciones que lo representan, el proceso de distribución tiene todas las posibilidades de triunfar y las promociones cosechan éxitos. Cuando no es así, el resultado es incierto, sobre todo cuando al punto de venta no se le informa adecuadamente, no se le pide opinión y se le aplican porcentajes de ganancia sin consulta previa.