¿Servirá para algo el cierre y concentración convocadas por la Asociación Profesional de Vendedores de Prensa de Valencia y Provincia para mañana, día 30? Esta es la duda que puede asaltar a algunos quiosqueros que todavía dudan y, en consecuencia, no se han decidido.
Desde la redacción de elkiosco.info estamos convencidos que la movilización va a tener un carácter positivo. Durante estas semanas —prácticamente desde la aparición de esta página electrónica y, con anterioridad, en las páginas de «El Kiosco» de papel— hemos sostenido la tesis de que lo peor que podemos hacer en las actuales circunstancias es quedarnos con los brazos cruzados, resignarnos y, lo que sería aún más grave, aceptar con la callada por respuesta ante futuras tropelías.
Las asociaciones que forman parte de CONADIPE y otros compañeros no asociados han llevado a cabo, de punta a punta de España, una actividad frenética. Tres cuartos de lo mismo ha sucedido Valencia y, tal y como ha llegado a oídos de elkiosco.info, con otras agrupaciones más pequeñas que, como la de los compañeros de Elda y de la comarca del Bajo Vinalopó, capitaneados por el compañero José Gil Martínez, han sido capaces de recoger más de 2.800 firmas, firmas que, dicho sea de paso, presentarán mañana aquí, en Valencia.
Esta movilización —como la convocada por CONADIPE y llevada a cabo el 5 de septiembre del año pasado en Madrid, frente al edificio del Congreso de los Diputados— no tiene un cariz «partidista». Conviene subrayar esto y no olvidar, en momento alguno, que el primer «apellido» de la Asociación es precisamente el de «Profesional» y «Profesional» significa justamente estar con los cinco sentidos puestos en los puntos de venta y velar por la estabilidad y crecimiento del sector, y no jugar, en ningún caso, a hacer de «gurús de la política». No ha sido ni es la línea de la APVPVP ni, por supuesto, la de CONADIPE.
¿Cerrar? ¿No cerrar? ¿Ir a la concentración? ¿Quedarse en casa? Cada uno es muy dueño de hacer uso de su libertad. Aquí no existen «recomendaciones» de piquetes ni sibilinas amenazas, porque esas prácticas no van ni con el talante del sector ni tienen acomodo en la estrategia de la Asociación. Existe, por contra, una situación que no hemos dudado en juzgar como calamitosa, pero que, precisamente por ser odiosa e injusta, nos espolea a no a arrojar la toalla. En definitiva, vamos a seguir luchando, pero para seguir luchando necesitamos tu presencia y tu aliento. En realidad, se pide un gesto, un gesto que no supone un «gran sacrificio», que aparentemente parece una pequeñez, que algunos pueden entender incluso que «no va a servir para nada», pero que estamos persuadidos va a ser de incalculable valor mañana, si somos capaces de actuar corporativamente, si tenemos la férrea voluntad de ser un bloque.

elkiosco.info