¿Alguna vez has ido a Mercadona?

Quiero que pienses en el momento de pagar, cuando la cajera está pasando tus artículos por el lector de código de barras y te dice: ¿quieres por 1 euro más este paquete de chicles? (pilas, fresas, dulces…).

Bien,  pues lo que ella te está ofreciendo es un BUMP. Y no es solo lo que te está ofreciendo, sino todo lo que hay cerca de la caja.

Y es que un BUMP es una oferta que se le presenta al cliente justo cuando va a pagar, con la finalidad de aumentar así la cantidad de dinero que se dejará en tu negocio.

¡Pero cuidado! No todos los artículos son Bumps. Solo aquellos que el cliente percibe como pequeños y baratos.

¿Cómo puedo hacer yo esto en mi quiosco?

  • Selecciona unos cuantos artículos que no sean el motivo de visita de tu cliente, pero que sabes que de una forma u otra pueden interesarle. Por ejemplo: Chicles, pilas, chucherías curiosas para los niños, novedades (pequeñas), etc.
  • No pueden ser muy grandes. Lo ideal es que sean objetos que quepan en una mano.
  • El cliente tiene que percibirlos como algo barato o de poco valor.
  • Tienen que causar en el cliente el pensamiento de ‘’ya que estoy aquí, lo cojo’’, ‘’por un euro más’’…

¿Cómo puedo ofrecer un Bump? (Ejemplos)

David, quieres estas pilas por X€, que nunca caemos, pero luego se queda sin pilas el mando y no solemos tener repuesto.

Pepe, llévate esta nueva golosina que han sacado para tu hijo, que le va a hacer gracia.

Tu eres quien mejor conoce a cada cliente y sabes que bump podría necesitar cada uno.

Te animo a que empieces a utilizar esta técnica de marketing en tu quiosco.

Si te ha resultado curioso este artículo compártelo.