Se mantiene el “cese extraordinario de actividad ordinario” , el “cese de actividad ordinario” y los “ERTE” hasta el próximo 31 de enero y las condiciones para acceder a estas ayudas son más flexibles y pueden beneficiar a más autónomos.

En consecuencia, existen tres tipos de ayudas; por un lado, el mantenimiento del cese extraordinario de actividad para aquellos autónomos que tengan que cerrar su negocio o actividad como consecuencia de medidas directas de confinamiento, protegiendo también a los que tengan que cerrar a partir del 1 de octubre como consecuencia de los rebrotes, pudiendo acogerse también todo aquel que acredite una caída de la facturación del 75 por 100, o los que tengan todavía sus negocios cerrados.

Hay dos colectivos que se incluyen en esta nueva prórroga, que hasta ahora no estaban incluidos: los que no tengan el período mínimo de cotización de un año, se hayan beneficiado o no de la tarifa plana, así como los autónomos de pluriactividad siempre que la suma de las retribuciones del trabajo por cuenta ajena y propia no supere en 2,2 veces el salario mínimo interprofesional.

Se prorroga el cese de actividad ordinario para todos los autónomos que agoten esta prestación durante los próximos meses, pudiéndose acoger todos los autónomos que acrediten una caída de su facturación con respecto al año anterior del 75 por 100 entre octubre y diciembre.

También se aprueba una prestación de 4 meses para los denominados “autónomos de temporada” que es aquel que ha estado dado de alta entre los meses de marzo y mayo de 2020 y haber cotizado al menos 120 días entre junio y diciembre del año 2018 y 2019.

Para el próximo año, el que consiga sobrevivir de esto, en el sentido económico de la palabra, por supuesto, tendrá que tener en cuenta la fiscalidad de los ERTE. Los pagos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se perciben con una retención nula o mínima y habrá que hacer la declaración a Hacienda. Puede ser que a muchos de nosotros que a día de hoy no estábamos obligados a hacer la declaración de renta ahora le toque hacerla, aunque eso no implique siempre tener que pagar.