Se han recibido muchísimas llamadas por parte de nuestros asociados en las que manifiestan su enfado e indignación por las condiciones de venta de las últimas promociones del diario deportivo AS. Concretamente son las referidas a las promociones “COCHE OFICIAL TELEDIRIGIDO FERRARI” y “LA CAMISETA DE LOS CAMPEONES”.

Vayamos primero con lo ocurrido con la promoción de la camiseta de la selección española, una promoción de AS aparecida cuando concluyó el mundial de fútbol. Según aparecía en su momento en todos los medios de comunicación y de publicidad, tales camisetas ya estaban fabricándose nada más concluir el mundial. Y ahora se descuelga la editorial que se van a elaborar nuevas camisetas para atender la demanda de los puntos de venta y para ello precisan que se les envíe, otra vez, el número de pedidos pendientes de entrega -para la producción de estas nuevas camisetas y de las tallas- que se realizará bajo pedido en firme y sin derecho a devolución. Hay quiosqueros asociados que nos dicen que tienen 12 y 15 cartillas de la promoción de las camisetas pendientes de entrega, y ahora el diario AS se descuelga con el “pedido en firme”, no valiendo lo anterior, siendo que son ellos los que no han cumplido en su envío.

A la entrega de la camiseta el cliente debe abonar 9,95 euros, lo que implica que si –tras la euforia del mundial- la mitad o un tercio de ellos se echaran atrás el quiosquero debería “comérselas”. Por lo que parece, a este tipo de distribución de promociones los editores le llaman “profesional”, pero tiene de este adjetivo lo que nosotros de esquimales.

Y para rematar la jugada nos encontramos con la promoción del “COCHE OFICIAL TELEDIRIGIDO FERRARI”. El editor no ha informado del inicio de la promoción ni, por supuesto, de los márgenes comerciales para el punto de venta, que del habitual 25% se rebaja al 15%.

Nuestra asociación ante los despropósitos de estas dos promociones ya ha solicitado una reunión urgente con los representantes en la Comunidad Valenciana de AS para que nos den una explicación y para corregir -ahora y en el futuro- esta falta de conexión y de colaboración con el punto de venta. Si las explicaciones y las negociaciones no son convincentes y no nos ofrecen soluciones rápidas, no seremos nosotros los que tengamos que cargar con el fracaso de estas dos promociones.