La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) está preparando la normativa que presentará al gobierno y a los grupos políticos de forma urgente, de un subsidio especial para los autónomos mayores de 55 años que han cesado su actividad.

UPTA calcula que en 2018 de los 6.700 autónomos mayores de 55 años que han abandonado su actividad 4.750 no perciben ni un euro de ayuda.

En lo relativo al pequeño comercio durante el pasado año se dieron de baja cerca de 13.000 establecimientos

“El drama por el que atraviesa un autónomo cuando por razones ajenas a su voluntad tiene que cesar su actividad es una de las peores situaciones a las que se enfrenta nuestro colectivo, pero si tienes la desdicha de que te pase con más de 50 años se convierte en una tragedia”, con estas palabras describe Eduardo Abad, presidente de UPTA el desamparo que estos trabajadores sufren en esos momentos.

Dado que se ha establecido con carácter universal la cotización para cubrir la protección especial por cese de actividad para autónomos, UPTA considera que sería posible poner en marcha un sistema de subsidio para estos casos similar al que existe para los trabajadores en desempleo.

UPTA cree necesario que durante este período final de la carrera laboral, el autónomo pueda continuar cotizando con cargo a este subsidio, con el fin de no perder sus derechos de jubilación en estos últimos años después de largos períodos de cotización a la Seguridad Social y así poner freno a esta injusticia que padecen miles de autónomos.