Entre las nuevas medidas anticrisis que tienen como objetivo amortiguar los efectos de la inflación, una de las más destacadas es la aprobación de una ayuda directa única de 200 euros para trabajadores, autónomos y desempleados.

Para poder recibir la ayuda, es necesario contar con ingresos inferiores a 14.000 euros anuales, siempre que no se esté recibiendo el ingreso mínimo vital, que con el nuevo decreto ley sube un 15%. La ayuda pretende aliviar la subida de la cesta de la compra para las rentas más bajas.

La ayuda se podrá solicitar el próximo mes de julio y las condiciones a cumplir son:

  • Ser asalariado, desempleado o autónomo inscrito en las oficinas de empleo de nuestro país.
  • La renta no puede superar los 14.000 euros anuales, incluyendo los ingresos de toda la familia.
  • No se puede tener un patrimonio superior a los 43.196,4 euros.
  • Quedan excluidas las personas que ya cobren el Ingreso Mínimo Vital o cualquier otro tipo de pensión.