La Comisión Nacional ha dirigido esta semana un escrito-respuesta a Unidad Editorial con relación al malestar que ha generado en el sector el proyecto denominado QRPrensa puesto en marcha durante este mes de junio.

“Hemos recibido su respuesta de fecha 7 de junio a nuestra queja en nombre de todo el sector de la venta de prensa que le hicimos llegar el pasado día 4 del mismo mes, y hemos leído sus argumentos con cierta incredulidad y escepticismo.

Las decisiones que ustedes tomen en defensa de su empresa son completamente legítimas, aunque como ya le hemos trasladado, la red de ventas tradicional, que ha sido clave durante todos estos años para que su producto llegue a los clientes, y como parte fundamental e involucrada, nos vemos en la obligación de advertirle de la decisión tan errónea que supone, y no solo para ustedes, sino para todo el sector de prensa escrita.

Desconocemos en qué se basan para creer que la lectura de su periódico en su versión digital incentiva la venta del producto físico. De hecho, por nuestra experiencia en la primera línea de batalla, podemos asegurar que tiene el efecto contrario.

Los clientes que acceden a la versión digital a través del código QR no reciben motivación ni incentivo alguno para comprar la edición impresa de su diario. En todo caso, lo que promociona e incentiva es adquirir el hábito de leer en su Smartphone o tablet y alejarse de la red tradicional.

La pandemia ha supuesto un importante varapalo para toda la economía, pero para nuestro sector puede suponer determinante en un futuro cercano, sobre todo si cada parte decide emprender la batalla por su cuenta.

El miedo al contagio se ha sumado a los argumentos de los clientes para alejarse de los puntos de venta, junto con otros ya bien conocidos por todos, como los cambios de hábitos del consumo y la proliferación de los nuevos medios informativos a los tradicionales, que han emergido con el avance de nuevas tecnologías.

Respecto a su errónea observación sobre la prueba similar realizada en Alicante sin queja alguna por parte del sector de venta de prensa, debemos advertirle que es posible que dicha campaña hubiera pasado desapercibida debido a la propia debilidad de nuestro sector en dicha región, que por desgracia no cuenta con una asociación gremial que proteja y defienda los intereses de los vendedores de prensa de la zona. De existir, no tenemos duda alguna de que hubieran alzado la voz del mismo modo que ahora lo hace esta Comisión Nacional, ya que esta campaña solo conseguirá que clientes que ya tienen el hábito de lectura del periódico, abandonen la venta del formato físico.

Queda claro, con este nuevo movimiento, que El Mundo ha decidido abandonar su modelo de negocio actual convencido de la supuesta rentabilidad del modelo digital, por lo que, salvo que opten por apoyar a la red de ventas con iniciativas que potencien la venta de los formatos físicos, desde esta Comisión les invitamos a plantearos vuestra presencia en los distintos proyectos de modernización y sostenimiento de la red de distribución y venta de publicaciones impresas, ya que resta credibilidad a dichas iniciativas a los ojos de cualquier vendedor de prensa.”